Mujeres embarazadas

RECOMENDACIONES PARA LA VACUNACIÓN DE PERSONAS EMBARAZADAS O LACTANDO

(Basadas en las recomendaciones actuales del Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización disponibles en https://www.cdc.gov/vaccines/covid-19/info-by-product/clinical-considerations.html)

• Los datos de estudios observacionales han demostrado que, a pesar de que el riesgo absoluto es bajo, las personas embarazadas que se enferman con COVID-19 tienen un riesgo aumentado de enfermedad severa, incluyendo enfermedad que resulta en admisión a UCI, ventilación mecánica, o muerte. Adicionalmente pueden tener riesgo aumentado de resultados adversos del embarazo, como parto pretérmino.

 

• Actualmente, hay pocos datos disponibles respecto a la seguridad de las vacunas RNAm contra COVID-19 en personas embarazadas.

• Existe datos limitados disponibles de estudios de desarrollo y toxicidad reproductiva en animales. En ratas que recibieron la vacuna Moderna antes o durante la gestación, no se demostraron alteraciones en términos de reproducción femenina, desarrollo fetal/embrionario, o desarrollo postnatal.

• Los fabricantes de las vacunas están siguiendo a las personas que participaron en los ensayos clínicos y resultaron embarazadas para evaluar los resultados del embarazo.

• Basados en el conocimiento actual, los expertos consideran que es poco probable las vacunas RNAm contra COVID-19 representen un riesgo para la persona embarazada o el feto, porque las vacunas RNAm no son vacunas de virus vivos. El RNAm de la vacuna se degrada rápidamente por procesos celulares normales y no entra el núcleo de la célula. Por lo que estas vacunas no pueden causar ningún cambio genético. Si embargo, los riesgos potenciales de las vacunas RNAm para la persona embarazada y el feto son desconocidos, porque estas vacunas no se han estudiado en personas embarazadas.

• No hay datos disponibles acerca de la seguridad de las vacunas COVID-19 en personas lactando o en los efectos de estas vacunas en el niño lactante o en la producción/excresión de leche materna. No se cree que las vacunas RNAm sean un riesgo para el niño lactante.

Consideraciones:

Recomendaciones

 

• Si la persona embarazada es parte de un grupo en el que se recomienda la administración de una vacuna contra COVID-19 (por ej, trabajadores de la salud), puede escoger vacunarse.

 

• Si la persona lactando es parte de un grupo en el que se recomienda la administración de una vacuna contra COVID-19 (por ej, trabajadores de la salud), puede escoger vacunarse.

 

• No se recomienda la realización de pruebas de embarazo de rutina antes de recibir una vacuna RNAm contra COVID-19.

 

• Las personas que están intentando quedar embarazadas no necesitan evitar el embarazo después de recibir una vacuna RNAm contra COVID-19.

El Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (ACOG) recomienda que:

• Las vacunas RNAm contra COVID-19 no se nieguen a personas embarazadas que cumplen criterios para ser vacunadas, basados en las recomendaciones de prioridad de ACIP.

 

• Las vacunas RNAm contra COVID-19 se ofrezcan a personas lactando, de la misma forma que se ofrece a personas no lactando, que cumplen criterios para ser vacunadas, basados en las recomendaciones de prioridad de ACIP.

 

• Las personas que están considerando vacunarse deben tener acceso a toda la información disponible acerca de la seguridad y eficacia de la vacuna, incluyendo qué información NO está disponible.

 

• Una conversación de la paciente con su médico puede ayudar a tomar decisiones acerca del uso de la vacuna en una persona embarazada. Para esta conversación se debe tener en cuenta: el nivel de transmisión del virus en la comunidad, la eficacia potencial de la vacuna, el riesgo y severidad potenciales del COVID-19 en la persona embarazada, incluyendo los efectos de la enfermedad en el feto y el recién nacido, y la seguridad de la vacuna para la persona embarazada y el feto.

 

• Esta conversación puede ser útil, pero NO debe ser un requerimiento antes de la vacunación, ya que puede representar barreras innecesarias para el acceso a la vacuna.

 

• Se debe apoyar en su decisión a las personas embarazadas que decidan no vacunarse. Sin importar la decisión de recibir o no recibir la vacuna, las conversaciones con el médico tratante son una oportunidad para recordar a los pacientes la importancia de otras medidas de prevención como el lavado de manos, el distanciamiento físico, y el uso de mascarillas.

 

• Se debe mencionar a las personas embarazadas los efectos secundarios más comunes esperados después de la administración de la vacuna (p ej, dolor en el sitio de la aplicación, mialgias, fiebre) y explicar que corresponden a la respuesta normal del cuerpo a la vacuna y al desarrollo de anticuerpos para proteger contra COVID-19.

 

Información más detallada de ACOG puede encontrarse en este link: https://www.acog.org/clinical/clinical-guidance/practice-advisory/articles/2020/12/vaccinatingpregnant-and-lactating-patients-against-covid-19

La Sociedad Americana de Medicina Reproductiva (ASRM) recomienda además que:

 

Pacientes bajo tratamientos de fertilidad y pacientes embarazadas deben ser animadas a recibir la vacuna basado en los criterios de elegibilidad. Ya que la vacuna no es de virus vivo, no hay razón para retrasar los intentos de embarazo por la administración de la vacuna o de retrasar tratamientos de fertilidad hasta que la segunda dosis haya sido administrada.

 

Información más detallada de ASRM puede encontrarse en este link:
https://www.asrm.org/globalassets/asrm/asrm-content/news-and-publications/covid19/covidtaskforceupdate11.pdf

La Sociedad de Medicina Materno Fetal (SMFM) recomienda que:

• Personas embarazadas y lactando tengan acceso a las vacunas contra COVID-19 y que tengan conversaciones con sus médicos acerca de los potenciales beneficios y riesgos desconocidos de recibir la vacuna.

 

• Personas embarazadas y lactando sean incluidas en estudios clínicos Información más detallada de SMFM puede encontrarse en este link: https://s3.amazonaws.com/cdn.smfm.org/media/2632/FDA_final.pdf